Saltar al contenido

Tipos de viento

tipos de viento

El viento,  es un fenómeno meteorológico originado en los movimientos de rotación y traslación de la Tierra. La radiación solar genera diferencias de temperatura en la atmósfera, lo que da origen a las diferencias de presión y al movimiento del aire. La velocidad del viento puede utilizarse para producir energía (conocida como eólica), aunque también resulta peligrosa, ya que puede derribar edificios de gran tamaño. El desplazamiento de semillas y la erosión son otras consecuencias del accionar de los vientos.

El primer instrumento creado para detectar la dirección en la que sopla el viento fue la veleta. Se trata de un dispositivo giratorio con una cruz que indica los puntos cardinales y que suele ubicarse en lugares elevados. Una herramienta más avanzada es el anemómetro, que también mide la velocidad del viento y que ayuda a predecir el tiempo.

El desplazamiento del aire en la troposfera (área inferior de la atmósfera) es el más significativo para las personas y cuenta con dos componentes: la vertical, de 10 o más kilómetros y cuyo movimiento ascendente o descendente compensa el horizontal, y la horizontal, que alcanza miles de kilómetros y es la más importante de ambas.

La observación de un tornado es muy adecuada para entender dichos conceptos, ya que mientras su remolino comienza girando a una velocidad considerable, con las conocidas consecuencias destructivas, y la misma decrece a medida que el viento asciende, dado que las dimensiones del cono aumentan a lo ancho.

Tipos de viento:

Estos son los que se toma en cuenta el alcance con el que viento llega. Y el poder que puede llegar a tener. Estos son los diferentes tipos de viento que podemos diferenciar

Vientos planetarios

Si te estás preguntando que son los vientos planetarios, son los que tienen grandes recorridos sobre la superficie terrestre y que son los responsables del transporte de una enorme cantidad de energía térmica,  en sentido de los meridianos en cada hemisferio.

Los principales son: los alisios del noreste en el hemisferio norte; los alisios del sureste en el hemisferio sur; los vientos del oeste en ambos hemisferios y los vientos circumpolares entre las latitudes de los círculos polares y el polo respectivo.

Dentro de los vientos planetarios existe la siguiente clasificación:

Clases de vientos planetarios

Viento aliso

Los vientos alisios se encuentran dentro de la categoría de vientos planetarios. Este tipo de vientos se originan en los trópicos y se deslizan hacia el Ecuador. Las correntadas de aire recorren zonas amplias del océano y por eso se recargan de humedad, lo que luego causa lluvias. La dirección de estos vientos es determinadas por el movimiento de rotación de la tierra.

Contralisios

Se llama vientos contralisios a aquellos que se originan desde los trópicos y soplan hacia los círculos polares, a diferencia de los alisios que van hacia el Ecuador. Este tipo de vientos se caracterizan por mantener temperaturas cálidas. Estas corrientes de aire también se cargan de humedad por lo que producen lluvias.

Vientos circumpolares

Los vientos circumpolares son aquellos que se originan desde los polos terrestres y se desplazan hacia los círculos polares, a causa de la inclinación del eje del planeta Tierra. Estos vientos se caracterizan, entre otras cosas, por ser vientos fríos.

Vientos regionales

Son aquellos que son cambiantes en sus características. Estos son vientos estacionales, es decir que van cambiando dependiendo la estación del año. Ni su dirección ni su fuerza se mantiene constante. Estas pueden variar en diferentes estaciones, como también en diferentes momentos del día.

Vientos locales

Son estos los  tipos de vientos reciben el nombre de vientos locales porque estas corrientes solo se hacen sentir en una sola zona o región. Estos vientos se originan solo en una zona local porque en ese lugar la Tierra tiene una forma particular o porque se ubica en una situación especial próxima a una fuente de agua.

Es decir, son aquellos relacionados, con el ciclón y anticiclón,  que se sitúan en una localidad como tal, estos pueden ser las brisas marinas o brisas del valle como tal. Los vientos locales depende del espacio geográfico y como este se vea.

Vientos regionales

Los vientos regionales también tienen una clasificación propia. De hecho, se sub-clasifican en los siguientes:

Brisas

Este es un viento suave, poco intenso. Este es originado por el calentamiento de la tierra a causa de los rayos solares. Dependiendo de la región sobre la que se deslicen se puede tratar de una brisa marina, la cual corre por las zonas de playas; o brisa de montaña y valle. La primera es causada el calentamiento de la masa terrestre y el aire frío del mar, mientras que la segunda por las diferentes temperaturas que se registran en las partes altas y bajas de las montañas y los valles.

Ciclones

Este es un viento muy fuerte que se origina por la corriente de aire que gira alrededor de zonas donde hay presión baja. Estos vientos de alta intensidad vienen acompañados, por lo general, de tormentas. Ellos giran en círculos, provocando así torbellinos. Comúnmente estos generan muchos destrozos en las zonas donde se desatan.

Anticiclones

Los anticiclones son un fenómeno natural que se da en la atmosfera. En el hemisferio norte, las correntadas de viento giran en sentido de las agujas del reloj. En el hemisferio sur, en cambio, el viento gira en dirección contraria. Este tipo de vientos mantiene un clima estable, sin nubes y sin lluvias.

Monzones

Estos vientos tienen como origen el desplazamiento del cinturón ecuatorial. Estos son estacionales por lo que cambian sus características en diferentes momentos del año. Durante el invierno se trata de vientos fríos y secos, mientras que en verano están cargados de humedad.