Saltar al contenido

Tipos de mezclas químicas

tipos de mezclas químicas

Una mezcla es un sistema de materiales compuesto por dos o más sustancias diferentes, que se mezclan pero no se combinan químicamente. Esa es una de las diferencias de las mezclas químicas con las soluciones químicas. Una mezcla se refiere a la combinación física de dos o más sustancias en la que se mantienen las identidades de las sustancias individuales. Las mezclas adoptan la forma de aleaciones, soluciones, suspensiones y coloides.

Tipos de mezclas químicas según sus componetes

Mezclas heterogéneas

mezclas heterogeneas

Una mezcla heterogénea es una mezcla de dos o más sustancias químicas (elementos o compuestos), en la que los diferentes componentes pueden distinguirse visualmente y separarse fácilmente por medios físicos. Algunos ejemplos son:

  • mezclas de arena y agua
  • mezclas de arena y limaduras de hierro
  • una roca conglomerada
  • agua y aceite
  • una ensalada
  • mezcla de frutos secos
  • mezclas de polvo de oro y polvo de plata

Interactivo: Aceite y AguaExplora las interacciones que causan que el agua y el aceite se separen de una mezcla.

Mezclas homogéneas

mezclas homogeneas

Una mezcla homogénea es una mezcla de dos o más sustancias químicas (elementos o compuestos), en la que los diferentes componentes no pueden distinguirse visualmente. La composición de las mezclas homogéneas es constante. A menudo, separar los componentes de una mezcla homogénea es más difícil que separar los componentes de una mezcla heterogénea.

La distinción entre las mezclas homogéneas y heterogéneas es una cuestión de escala de muestreo. A una escala suficientemente pequeña, puede decirse que cualquier mezcla es heterogénea, porque una muestra puede ser tan pequeña como una sola molécula. En términos prácticos, si la propiedad de interés es la misma independientemente de la cantidad de la mezcla que se tome, la mezcla es homogénea.

Las propiedades físicas de una mezcla, como su punto de fusión, pueden diferir de las de sus componentes individuales. Algunas mezclas pueden separarse en sus componentes por medios físicos (mecánicos o térmicos).

Características de las mezclas químicas

Los constituyentes de una mezcla no están presentes en una proporción fija. Las diversas características de las mezclas se analizan a continuación.

  • No existe una fuerza química que actúe entre las dos o más sustancias que se mezclan, pero aún existen juntas.
  • Pueden ser de naturaleza heterogénea u homogénea.
  • Las proporciones de las sustancias varían de manera indefinida.
  • Las propiedades de la mezcla dependen de los componentes individuales.
  • Los constituyentes de la mezcla se pueden separar por métodos físicos.
  • El punto de ebullición y el punto de fusión de la mezcla dependen de la característica de los constituyentes.
  • Durante la formación de una mezcla, no hay cambio en la energía.
  • Todos los estados de la materia (sólidos, líquidos, gases) pueden combinarse para formar mezclas.

Se puede concluir que casi todo en nuestra vecindad no es más que una mezcla. Por ejemplo, la comida que comemos es una mezcla de ingredientes, el aire atmosférico que respiramos es una combinación de gases y el combustible que usamos en las locomotoras es una mezcla heterogénea.

Tipos de mezclas químicas que existen

Suspensiones

es un tipo de mezcla heterogénea donde las partículas sólidas no se disuelven en una solución líquida. No importa lo fuerte que agites o revuelvas, piensa en las partículas suspendidas como sustancias resistentes que no se disuelven en una solución.

Coloides

Un coloide es una mezcla de dos o más sustancias mezcladas entre sí pero no combinadas químicamente ( pueden ser separadas ). Son un tipo especial de mezcla en la que pequeñas partículas de una sustancia se dispersan a través de otra sustancia. La crema es un coloide ya que está compuesta por pequeñas partículas de grasa dispersas en el agua.

Las partículas que componen un coloide son más pequeñas que las de una suspensión.

Emulsiones

Las emulsiones son coloides formados por la dispersión de un líquido hidrófobo en agua, por lo que dos líquidos mutuamente insolubles, como el aceite y el agua, están en estrecho contacto. Se han desarrollado varios agentes para estabilizar las emulsiones, siendo las más exitosas las moléculas que combinan una “cola” hidrófoba relativamente larga con una “cabeza” hidrófila.

Cuando lava la ropa, las colas hidrofóbicas de jabones y detergentes interactúan con partículas hidrofóbicas de suciedad o grasa a través de fuerzas de dispersión, disolviéndose en el interior de la partícula hidrofóbica. El grupo hidrofílico se expone luego en la superficie de la partícula, lo que le permite interactuar con el agua a través de fuerzas de iones-dipolos y enlaces de hidrógeno.

Esto hace que las partículas de suciedad o grasa se dispersen en el agua de lavado y permite que se eliminen enjuagando. Agentes similares se utilizan en la industria alimentaria para estabilizar emulsiones como la mayonesa.

Un mecanismo relacionado nos permite absorber y digerir las grasas en palomitas de maíz con mantequilla y papas fritas. Para solubilizar las grasas para que puedan ser absorbidas, la vesícula secreta un líquido llamado bilis en el intestino delgado. La bilis contiene una variedad de sales biliares, moléculas de tipo detergente que emulsionan las grasas.

Métodos de separación de mezclas químicas

Tamización

Este método se utiliza a menudo en la industria alimentaria. Se utiliza para identificar sustancias químicas (agentes colorantes) en los alimentos o las tintas. Por ejemplo, si un científico quiere saber cuántas sustancias hay en una determinada gota de tinta, se puede utilizar la cromatografía de papel.

Filtración

Este es un método más común de separar un sólido insoluble de un líquido. Un ejemplo de tal mezcla es la arena y el agua. La filtración se utiliza en las plantas de tratamiento de agua, donde el agua de los ríos se filtra para eliminar las partículas sólidas.

Evaporación

La evaporación es ideal para separar una mezcla (solución) de un sólido soluble y un disolvente. El proceso implica calentar la solución hasta que el disolvente se evapora (se convierte en gas) dejando atrás el residuo sólido.

Destilación simple

Este método es el mejor para separar un líquido de una solución. En cierto modo, el concepto es similar a la evaporación, pero en este caso, el vapor se recoge por condensación. Por ejemplo, si se quiere separar el agua de una solución salina, una simple destilación sería estupenda para ello.

Destilación fraccionada

Similar a la destilación simple, la destilación fraccionada es mejor para separar una solución de dos líquidos miscibles. (Los líquidos miscibles son líquidos que se disuelven el uno en el otro). El método fraccionario aprovecha los diferentes puntos de ebullición de los dos líquidos.

Magnetismo

El magnetismo es ideal para separar mezclas de dos sólidos con una parte que tenga propiedades magnéticas. Algunos metales como el hierro, el níquel y el cobalto tienen propiedades magnéticas mientras que el oro, la plata y el aluminio no. Los elementos magnéticos son atraídos por un imán.

Embudo de separación

En esta técnica, dos líquidos que no se disuelven muy bien el uno en el otro (líquidos inmiscibles) pueden ser separados aprovechando su densidad desigual. Una mezcla de aceite y agua, por ejemplo, puede ser separada por esta técnica.